Jo, sense conèixer encara massa la tasca de regidora, m’imaginava un espai on poder ajudar als veïns, escoltar a la població i ser capaç de traslladar-ho als companys i companyes de plenari per a intentar fer canvis positius per a la nostra ciutat.

Imaginava un ajuntament obert on podria ser escoltada sense prejudicis partidistes i poder debatre conjuntament centrant-nos en allò que caldria per a la ciutat.

Això, malhauradament no ha estat tan senzill ni idílic com esperava. M’he trobat en una situació tancada, on cada vegada ha estat més restringit allò que dèiem o del que volíem parlar, un ajuntament on cada cop costa més que la població pugui venir a parlar en directe o a explicar les seves problemàtiques als plens, on ara inclús no existeix aquesta possibilitat perquè després d’un any de plens online no ens hem adaptat suficient per a prevaldre els drets de la ciutadania.

Malgrat aquest fet, nosaltres seguim escoltant a la població i caminant per la nostra ciutat veient tot allò que podríem intentar canviar, és per això que continuem fent precs i preguntes per a intentar traslladar el màxim que poguem al ple de la ciutat. Tot i així, no sempre acabem tenint resposta d’allò que preguntem o, si l’obtenim, no és com esperava a l’inici de la meva experiencia aquí. M’agradaria saber si jo hagués format part d’un altre grup municipal, hagués obtingut les mateixes respostes o judicis als quals m’he enfrontat. Per a posar-vos algún exemple, em remeto ni més ni menys al ple anterior, on el senyor alcalde em va dir “sembla que vol disparar contra tots senyora Padilla, però s’equivoca disparant”.

Mi intención, ni la de mi grupo, no ha sido nunca la de atacar a ningún trabajador o trabajadora del ayuntamiento. Los trabajadores reciben órdenes de lo que tienen que hacer y los responsables que tienen que dar la cara son ustedes, aunque parezca que esa responsabilidad se la pasan ustedes a los trabajadores, en un tono siempre a la defensiva.

Quiero dejar claro, y como debería ser, que cuando he hablado no lo he hecho en nombre de Isabel Padilla, porque detrás de la señora Padilla hay unos electores que nos han votado. No es la señora Padilla la que pregunta, si no los vecinos y vecinas que cada día ven como los barrios se deterioran y el ayuntamiento poca cosa hace para mejorarlos.

Como le dije al señor alcalde en el pleno del 28 de junio, tenga la valentía de salir a la calle y pregunte a la gente de Mollet qué les parece su pueblo y qué carencias tiene.

Intentemos dejar de un lado el color de nuestro partido para entender que la crítica o las aportaciones no están hechas para acusarles a ustedes personalmente, ni mucho menos a ninguna otra persona, sino a mejorar aquello que se podría hacer y que está en sus manos.

Además, ustedes nos tendrían que dar las respuestas más directamente, quizás no en el momento, pero un poco más precisas con lo que pedimos.

Porque por ejemplo, cuando pregunté si había algo pensado para sustituir el mobiliario retirado de la zona infantil del parque de la Harinera, no hablaron de ninguna idea o propuesta que tengan, solo apuntaron a la trabajadora que preparó la publicación. Ni tampoco con los tablones de Adif, que suponen un peligro real para los peatones.

Cuando pedí qué se podría hacer para evitar la suciedad de ese mismo parque, el regidor responsable me contestó que era cuestión de educación.

Nuestro grupo, señor Baños, jamás estará en contra de la educación, sino que considera que es una herramienta imprescindible para hacer ciudadanos de primera.

Pero que, como expuse, sabemos que su incidencia no es a corto plazo, así que sería adecuado optar por soluciones más palpables en paralelo con la educación cívica conveniente.

También convendría ofrecer algún entretenimiento porque la juventud de Mollet no tiene donde ir y, a la juventud, hay que cuidarla. Y como hay que cuidarla también hay que darle paso, y saber cuándo es el momento de ayudar des de otro punto de vista y ser parte de su progreso. Siempre he tenido claro que hay que dejar paso a la gente joven.

Es por eso que aquí finalizo mi etapa como regidora, para continuar con mi labor desde otro punto de vista.

Pero una cosa pasará, y ya se lo puedo asegurar. Cuando llegue mi relevo, sus aspiraciones o expectativas serán las mismas que fueron las mías, así que reitero la idea que no tomen las intervenciones como ataques personales u objetivos a los que disparar, sino como la tarea que nosotros, con responsabilidad, ejercemos como oposición.

Y a veces, la función de la oposición se presenta como una tarea difícil, con poca visibilidad o se reduce a “los que siempre decimos que no”.

Pero es una posición esencial, gobierne quien gobierne, para entre todas y todos representar y trabajar para un Mollet mejor.

Gracias de todos modos a todos los que formamos parte de este órgano democrático, y a los que no se ve en las sesiones en directo pero que también hacen lo imposible para mejorar y cuidar nuestra ciudad.

En Mollet hay muchas cosas bien hechas, y de las que podemos estar orgullosos, cosas que también reconocemos y apoyamos. Pero destacar que tenemos que estar siempre revisándonos constructivamente para progresar de la mejor manera.

También me gustaría agradecer, en especial, a mis compañeras y compañeros del grupo municipal, por lo bien que me han acogido, y lo cómoda que me he podido sentir trabajando a su lado, sin jerarquías y siempre aprendiendo los unos de los otros.

Espero que todos pudierais decir lo mismo que puedo decir yo de mis compañeros, y que sintáis la misma sincera honestidad política y sentimiento de grupo.

GRACIAS